Portal    Foro    Embarques    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Aviso
  Para ver las ofertas de trabajo es necesario estar logueado.
Hay 6 anuncios publicados en la sección de empleo.   
Aviso
  Este sitio web utiliza cookies.
Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso.   
Siguiendo las direcctrices de la Ley de Cookies, debes de estar de acuerdo en el uso de estas y en lo que ello implica.
Mas info en este tema

Para dar tu consentimiento pulsa en el botón .

Aceptar


Publicar nuevo tema  Responder al tema  FacebookTwitterCorreo a un amigogoogle.com LinkedIn
Página 1 de 1
 
 
Marisqueo-Infravalorado
Autor Mensaje
Responder al tema    Descargar mensaje 
Mensaje Marisqueo-Infravalorado 
 
Buenas

El marisqueo; otra de las profesiones maritimo-pesqueras, que como todas ellas está infravalorada.

Mariscadoras, contra todo pronóstico

Para ellas no hubo alertas. Ni las intensas lluvias ni las fuertes rachas de viento las retuvieron en casa. Pueden presumir de que se han ganado el sueldo

Mila Méndez 17 de enero de 2016. Actualizado a las 14:24 h.
monica ferreiros

La previsión meteorológica no deja lugar a dudas. Por la mañana un nuevo frente se acerca a Galicia por el Atlántico. Cuando cargan el coche Teresa Otero y María Luisa Méndez añaden a sus herramientas de trabajo y a las prendas térmicas el traje de neopreno. Tienen 52 y 49 años respectivamente y llevan dedicándose a la extracción de almejas desde que cumplieron los treinta. No fue su primera opción laboral pero el salto tampoco les supuso un trauma: a ambas les viene de familia. Son hijas e incluso nietas de mariscadoras. Ya en O Grove, donde la playa le queda al lado de casa, Puri Díaz repite el mismo ritual. Enfunda lo que definen como su ropa de aguas. Por sus venas también corre sangre marinera y está casada con un patrón de barco. Cuando baja a la arena el cielo está gris y las nubes amenazan con descargar en cualquier momento. Sus compañeras se unen al cabo de unos minutos. Trabajan al descubierto. Sin una pared que pare las gotas ni las proteja del frío. «As semanas dos temporais, xusto as de máis traballo do ano, foron as máis duras. Non tanto pola chuvia, que nos batía ata ferir na cara, senón polo vento. ¡Tivemos que suxeitarnos entre nós para manternos en pé cando viña con máis forza!», cuenta Teresa. Su amiga Luisa asiente. «Aquí, onde me ves, tomo relaxantes musculares e vou ao fisioterapeuta. Ademais, por moito que se chame roupa de augas isto que vestimos, ao momento, xa estamos empapadas. A humidade, que se nos mete dentro do corpo, é o peor», confiesa Luisa.

Desde la víspera de Nochebuena y hasta el pasado lunes 11 de enero encadenaron una sucesión de borrascas que mantuvieron a la toda la costa, y especialmente a la de las Rías Baixas, en alerta. Una advertencia que fue naranja varios días, cuando las rachas alcanzaron los 100 km/h en la ría de Arousa y se acumularon 80 litros por metro cuadrado en cuestión de 12 horas. La estampa que dejó la localidad fue la de sus barcos amarrados a puerto con los marineros a resguardo mientras en el agua las mujeres peleaban por capturar los bivalvos. «Claro que impresionaba velas», comenta Antonio Otero, patrón mayor de la Cofradía. «A necesidade obriga se queres levar á casa un peso. Fas forsa», aclara con ese remarcado seseo tan inconfundible de la zona. La decisión de no parar esos días, continúa explicando, fue de ellas. Tienen su independencia dentro del pósito. «A directiva das mariscadoras preferiu sacar proveito da marea e dos bos prezos», dice Antonio. Hace una pausa y reflexiona. «Mira, esta é a herencia que temos. A que nos deixaron os nosos antepasados. A xente do mar está curtida en mil batallas. Se elas o pasaron mal, que traballan na seca, ¡imaxínate como estaba a situación a flote!», exclama.

El vídeo que a duras penas grabó con el móvil una mariscadora del municipio vecino de Cambados durante la última semana de diciembre corrió como la pólvora por las redes sociales. Para asombro incluso de los propios habitantes de la localidad, el escenario que muestra no puede ser más inhóspito. Vendaval, chaparrones de agua que caen en diagonal y escasa visibilidad. Al fondo, las mariscadoras cambadesas aguantando como pueden el equilibrio. «Hubo lugares que prefirieron cerrar la playa al marisquero durante el temporal», dice mientras se prepara  para la faena Puri. ¿Qué es lo mejor? «Creo que teníamos que intentarlo», responde. Solo los relámpagos ahuyentaron a algunas. «Confieso que cuando noté que caían cerca de mí recogí mis cosas y regresé a casa», reconoce. Luisa tiró su rastrillo de hierro a unos metros. «Non sería a primeira que morre polo impacto dun raio», se estremece.

Saber que iban a hacer una buena facturación las animó a levantarse. «¿Irei, non irei?» se preguntaba Teresa cuando oteaba por la ventana de su casa el complicado panorama. Tienen un límite de unas 29 faltas sin justificar si no quieren perder el carné que las acredita para ejercer, el famoso Pérmex. Durante las fiestas, y también en la temporada fuerte del verano, el tope máximo que pueden capturar aumenta. De los dos kilos y medio que están cogiendo ahora de la almeja autóctona, la fina, pasaron a cuatro en Navidad. En el caso de la japonesa subieron de los seis habituales a los 15. En total, 20 kilos de molusco a sus espaldas, por si la lluvia no llegara. «Iso cando tivemos sorte», lamenta. Los precios también se dispararon. Por los mejores ejemplares de la fina, la que se come al limón, se llegaron a pagar 60 euros el kilo en la subasta. Multiplicando, lo mínimo que hicieron fueron unos 300 euros la jornada cada una. Eso sí, brutos. Hay que descontar su cuota de autónomos en el régimen especial para los trabajadores del mar y también el IVA. «Temos uns cupos que nos ordea a Consellería do Mar e que nós podemos xestionar ao longo do ano. Cando os prezos aumentan, aproveitamos. Por iso compensou o esforzo. Se só son capaces de capturar un quilo, gañan máis con iso que collendo dez outro día do ano», remarca Lola Gondar, la vicepatrona y responsable del marisqueo de a pie en O Grove. «Estes salarios son excepcionais. De aí o noso sacrificio. Hai unha semana, mentres nos sacabamos a roupa mollada, unha señora parouse e viu saudarnos. ¡Vós si que sodes mulleres de verdade!», sonríe mientras lo recuerda Teresa. «En realidad, son solo las circunstancias», matiza Puri.

Una institución

La exvicepresidenta del Gobierno con Zapatero, María Teresa Fernández de la Vega, las definió como toda una «institución» cuando vino a A Illa de Arousa en el 2006 para anunciar que las dolencias del colectivo serían reconocidas como enfermedades laborales. Era una deuda pendiente con un gremio que reivindica su carácter profesional. Por eso, todas responden al unísono cuando hay que defender el trabajo. «Temos a liberdade de ser as nosas propias xefas. O único que manda en nós é o mar. A nosa xornada remata cando chega a preamar», recalca Teresa. «Antes era empleada en una fábrica, y eso sí que era peor», subraya Puri. Entre sus compañeras es conocida por ser la cronista oficial. Ella sola se ha creado un blog donde relata todas las vicisitudes del colectivo. «Esto es Galicia y estamos en invierno. Lo que más me preocupa es la escasez de marisco. Tenemos que resembrar más, cuidar más las playas. Muere mucha almeja fina, que es la propia de aquí. Y no solo eso, no me gusta lo que he visto de la nueva ley que quiere extender la producción acuícola, como se hace en China, poniendo en riesgo nuestro medio», advierte Puri.

Probablemente son la empresa más importante que tiene O Grove. Un total de 392 mariscadoras y mariscadores de a pie que se autogestionan. Pese a las últimas incorporaciones, marcadas por la inusual llegada de gente joven y de varones, siguen siendo un grupo eminentemente femenino. En torno a un 15 %, confirman desde la Cofradía arousana, están de baja. Problemas lumbares, cervicales, artrosis, son las dolencias más comunes.

Todavía son las nueve y media de la mañana pero ya han llegado casi todas. Estas mujeres que viven al son de las mareas forman parte del paisaje. Muchas se agrupan en torno al puente de A Toxa donde esperan tener suerte este miércoles. Marcan el contraste entre el lujo que atrae a los turistas a la isla y lo más genuino que tienen sus aguas, el marisco, con perdón del balneario. Cuando baja el nivel del mar y la arena queda despejada, saltan al ruedo. «Temos trucos. Por exemplo, esas burbullas indican que hai ameixas debaixo, están respirando», señala Teresa. Después de tomarse su café bien caliente ella y su grupo empiezan a trabajar. Hay que apurarse para terminar cuanto antes.

http://www.lavozdegalicia.es/notici...89423377577.htm

Saludos
Eusebio Maceiras
 




-----------------------------------------------------------------
"Un buen atraque es aquél en el que el barco puede volver a la mar sin necesidad de pasar por el taller"
 
Eusebio Maceiras - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
1 agradecimientos a Eusebio Maceiras por este post. Los compañeros que lo agradecen son:
  Esnola(19 Ene/16)
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
Puede descargar archivos
No puede publicar eventos en el calendario